pixel

María Pilar Gómez de San Miguel

Inteligencia Emocional en el mundo educativo: hacia un modelo integral y una práctica real

En esta ponencia descubrirás…

  • Por qué son tan importantes y decisivas las emociones en nuestra vida diaria
  • Cuál es la importancia de la Inteligencia Emocional en el ámbito educativo
  • Cómo ayudar a los niños a gestionar su mundo emocional desde pequeños
  • De qué manera se ayuda a los padres, docentes y niños a desarrollar la Inteligencia Emocional en un ambiente Montessori
  • Técnicas y estrategias para que TÚ puedas empezar a manejar tus propias emociones y/o acompañar a tus niños a manejar las suyas

María del Pilar Gómez de San Miguel es Coach de Familia e Inteligencia Emocional, Experta en Mediación Familiar, Especialista en Coaching para la Salud y Maestra de Primaria y Educación Especial.

Pilar trabaja con familias y educadores mediante la Comunicación No Violenta, la Inteligencia Emocional, Eneagrama y EFT-Tapping. Dirige Crianza&Familia Coaching.

Es formadora en Certificaciones de Coaching, Divulgadora, Conferenciante y Colaboradora en Blogs, Radio y TV.

¿Te ha encantado la ponencia?

¿Te has quedado con ganas de más?

Pilar ha preparado con mucho cariño el taller Desarrollo de la Inteligencia Intra e Interpersonal en familia, con más de dos horas de contenido y sesión de preguntas-respuestas. 

Pero este bono solo estará disponible para los miembros del club VIP : Toma acción ahora mismo y haz click en el botón

Quiero mi pase VIP

12 Comentarios

  1. Shanda Campana

    Gracias por la amplitud y generosidad, al compartir tus conocimientos.

    Responder
    • M Pilar

      Gracias Shanda! He procurado dar una visión muy amplia de este fabuloso mundo que es la IE. Saludos!

      Responder
  2. Fiodor

    Es importante que tomemos en cuenta nuestras emociones y mas en este mundo que lo menos que te intentan enfocar es eso, el aprender va con lo que uno sienta, lo que uno pueda expresar y mas en el niño, el cual sera el futuro adulto, A veces, casi siempre tenemos emociones que no sabemos manejar y nos alentamos al decir que no pasa nada y eso queda ahi, hasta que en algun momento explotamos de la peor manera, muy buena María Pilar esta ponencia, quisiera mas sobre este tema, gracias por compartir

    Responder
    • Mª Pilar

      Hola! Totalmente de acuerdo contigo, el famoso «no pasa nada» es una puerta directa a la desconexión interior, menos bienestar, problemas en las relaciones e incluso enfermedades. Si quieres leer más te invito a pasar por mi web, en el área «blog» vas a encontrar muchos artículos sobre esto. Usa el buscador con el término «inteligencia emocional» y te saldrán todos los artículos relacionados con esa temática. Un abrazo!

      Responder
    • Xiomara Pèrez Arroyo

      Excelente ponencia, es una ventana abierta para ser mejor personas. Felicitaciones.

      Responder
      • M Pilar

        Gracias Xiomara! Saludos!

  3. Florencia

    Todos coincidimos en la importancia de las emociones. Ojalá hubieran dado herramientas. De que sirve saber la teoría si no podemos aterrizar al aula o la casa.

    Responder
    • M Pilar

      Hola Florencia, siento que tengas esa sensación. Durante la ponencia he hablado de los pasos fundamentales para fomentar la IE: ayudar a los niños a identificar cómo se sienten, a poner nombre, y a tomar decisiones en base a ello. Esto sirve para cualquier entorno. Y se puede hacer con preguntas y también evitando criticarles cuando lloran, están asustados, enfadados…dar tiempo para que la emoción llegue y se vaya (eso requiere disponibilidad de tiempo y atención). Lo que no existe es una fórmula mágica para cualquier niño, edad y situación que haga que se sienta bien enseguida. Todas las emociones tienen una función. Respeto, empatía y acompañamiento amoroso es la mejor receta del mundo. Y junto a esto, revisar cómo me llevo yo con mis emociones. Porque todo lo que viva internamente se refleja en el trato a los demás.
      Saludos!

      Responder
  4. Mª Pilar

    Estefanía, me alegro de que hagas esa pregunta. El truco número uno es mantener tú la calma, es lo que te va a permitir acompañar de forma serena y captando las señales que te envía el niño. Otro truco: recuerda que lo importante no es detener su expresión emocional, sino darle lo que necesita. Porque el peligro no son las emociones en sí, sino tener que transitar por ellas sin apoyo, sentirse coaccionados, castigados de algún modo.
    ¿Y eso cómo se hace? Otro pensamiento que ayuda: «quien se siente así es el niño/a», de esta forma evitamos engancharnos a su emoción o frustrarnos porque no se le pasa 😉
    Y lo más práctico, eficaz y beneficioso: escucha, atención y contención. Eso se traduce en tomar en brazos, escuchar, permitir la expresión emocional mientras estás junto a él/ella, evitar que se haga daño a sí mismo o a otros, abrazar si te deja, preguntar (en función de la situación y la edad) si puedes ayudarle en algo, aceptar de forma consciente cómo se siente y su forma de vivir la realidad (deteniendo con un «stop» mental pensamientos del tipo » es un exagerado, ya empieza otra vez, no puedo con ella, qué pesado,…»). Los bebés necesitan brazos, nada más. Y si su emoción es por una necesidad, hay que atenderla ya que no pueden hacerlo por sí mismos. Los niños pequeños igualmente necesitan ayuda para transitar por la emoción sin perderse en ella, porque su parte racional aún está comenzando a formarse. Nosotros hacemos ese papel junto a ellos y les hacemos ver que no están solos ante sensaciones con las que no saben cómo reaccionar y que les invaden. Adelante, tienes una labor preciosa en tus manos y tu corazón. Gracias por comentar!

    Responder
  5. Mª Pilar

    Hola Estefanía, el primer paso y más importante es soltar la necesidad de resolver rápido la situación, tratar de que se calmen pronto, de que recuperen su bienestar…y a veces lo que conseguimos es justo lo contrario. Por eso pese a saber el QUÉ no nos sale el CÓMO, porque la teoría solo sirve si la aplicamos en primer lugar a nosotros adultos. Otras veces se calman en apariencia, pero el estado emocional sigue latente y acaba saliendo en otro momento. Así que aceptar, dedicar tiempo a que se expresen y estar muy cerca de ellos, consolar…siempre que lo permitan, es muchas veces el recurso más eficaz y más beneficioso para los niños y nosotras mismas. La mayor dificultad en estos casos son nuestras prisas y nuestro propio estado emocional, el tener mucha responsabilidad o niños que atender, lo que no siempre nos permite acompañar con calma y tiempo suficiente. Por otra parte no es lo mismo un bebé de 6 u 8 meses, que uno de 2,5 o 3 años. Un bebé solo necesita estar en brazos y sentirse aceptado, esto no garantiza que se calme en 5 minutos, aunque es lo que nos gustaría. El llanto mantenido no es malo per sé, es una expresión emocional necesaria. Pasarlo solo sin ser atendido sí que es un problema y genera mucho estrés en los niños. Así que en el caso de bebés hasta 12-15 meses , brazos, brazos, brazos y afecto. En el caso de nenes más grandes lo mismo. Y una vez que baja la intensidad emocional ya podemos hacer alguna pregunta para ayudarle a sentirse mejor «¿estás mejor?» «¿quieres un abrazo?» «estabas muy enfadad@, ¿es porque…?» (e introduces lo que tú has visto y crees que puede ser el motivo de su disgusto, miedo, pena, enfado…)
    Las mayores necesidades del ser humano son conexión, aceptación, empatía. LA mayor parte de las veces no necesitan una solución práctica o quizá no podemos ayudarles a conseguirla, pero si se sienten acogidos en su emoción, estamos dándoles lo más importante. Un niño muy pequeño aún no está preparado para expresar en palabras, su neocórtex no puede ayudarle a poner nombre a lo que le pasa y comprenderlo. Así que toda la contención que puedas darles tú es lo que les permitirá transitar por esa emoción sin que se queden bloqueados en ella. No podemos evitarles emociones desagradables. Sí podemos ayudarles a integrarlas y usarlas para tomar decisiones. Te mando un abrazo, y sigue adelante porque esos niños pueden recibir mucho de ti.

    Responder
  6. Estefanía

    Me hubiera gustado que nos contaras alguna estrategia directa, sabemos que hay que hacer pero muchas veces nos falla el cómo. Yo soy maestra y la teoría «me la sé» pero cuando estás in situ en un «conflicto»emocional con niños (sobretodo de 0-3) que no saben aún expresarse oralmente como se sienten…
    Y si supierais darnos algún truco 😉 ..

    Responder
    • Laura Rincón González

      Hola, estefania. Hasta hace poco me pasaba lo mismo. Soy madre de tres peques y sabia lo que queria transmitirles pero no cómo. Recomiendo «prácticas» (puede ser algo informal) en algún centro que lo gestione bien. A mi la clave me la dieron las madres de dia donde va mi peque ahora (la closca llar de criança), sólo los ratos de estar allí antes de ir a trabajar (20min al dia) me han sido suficientes.
      Así como enseñamos a los peques con el ejemplo, mis neuronas espejo necesitaban verlo para fijar la teoria aprendida.
      Te deseo lo mejor en tu recorrido.

      Responder

Enviar un comentario

Al dejar tu comentario, aceptas mi política de privacidad. Puedes consultar mi política de privacidad PINCHANDO AQUÍ. Utilizaré estos datos sólo para el envío de la información requerida (en este caso para hacerte llegar respuestas a tu comentario única y exclusivamente), y en ningún caso los datos serán cedidos a terceros.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad. *

Responsable » Miriam Escacena | Finalidad » gestionar los comentarios | Legitimación » tu consentimiento | Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Induscomp dentro de la UE. Leer la política de privacidad de Induscomp | Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos Contacta conmigo

Nuestros patrocinadores del congreso