pixel

Queridas familias,

 

Hoy tenemos nuevo artículo de nuestra colaboradora Natalia Santibañez, que nos viene a hablar de un precios material Montessori: las cajas de permanencia Montessori.

Pero antes de nada queremos compartir con vosotr@s una breve cita de nuestra queridísima doctora Maria Montessori:

“El niño que tiene libertad y oportunidad de manipular y usar su mano en una forma lógica, con consecuencias y usando elementos reales, desarrolla una fuerte personalidad.”

Maria Montessori

Las cajas de permanencia forman parte de los materiales Montessori propios de la etapa de los 0 a los 3 años de edad, lo que llamamos Comunidad Infantil.

Estas cajas favorecen el desarrollo del sentido de la permanencia de los objetos. Con ellas nuestros peques pueden trabajar un sin fin de cosas como son el movimiento, la psicomotricidad fina, la coordinación oculo-manual, la resolución de problemas… entre otras muchas cosas.

No debemos olvidar mencionar que este material en concreto forma parte del área sensorial. Dicha área es una de las cinco áreas de trabajo del método Montessori y está centrada en desarrollar y potenciar los sentidos del niño que serán la base para adquirir sus futuros conocimientos.

Este material puede ser utilizado a partir de los 9 meses de edad en adelante, y algunas incluso desde antes. 

¿Qué entendemos por “sentido de permanencia del objeto”?

El sentido de permanencia del objeto es uno de los hitos más importantes, visibles y llamativos en el desarrollo psicomotor del bebé. Este hecho significa que el bebé toma conciencia de que los objetos existen aunque no estén en su campo de visión y no los pueda ver.

Esta capacidad mental se desarrolla de manera gradual y adquiere su punto de mayor complejidad hacia el año 1,5- 2 años de vida, no obstante mucho antes el bebé muestra signos de él.

Jean Piaget ya investigó sobre ello y dividió la adquisición de esta capacidad en diferentes fases que mostramos a continuación:

  • Entre los 7-8 meses: El bebé busca el objeto si está parcialmente escondido.
  • Entre los 8-12 meses: el bebé busca objetos que han desparecido, pero que se encuentran en el lugar que ha aprendido a buscarlos (ha visto como se escondían y se mantiene escondido sin “magias” o cambios de última hora) o en el lugar de siempre.
  • Entre los 12-16 meses, si el ocultamiento del objeto no se realiza mientras él lo está viendo, no hay búsqueda, pues no hay aún representación consolidada a nivel interno.
  • A partir de los 16 meses entra en la fase en la que ya se puede decir que el objeto comienza a cobrar permanencia para el niño, reconoce su existencia aunque no esté presente o se le haya apartado de su vista. Ej: un niño puede recordar mientras está en el parque que el bote de galletas está guardado en el armario de la derecha de la cocina de su casa.

Hay algunos juegos que podemos llevar a cabo con los niños para trabajar este sentido de permanencia entre ellos cabe mencionar los siguientes:

  • Tapar un objeto parcialmente para que el bebé lo busque.
  • Esconder objetos debajo de un pañuelo, tocarlos por encima de él y dejar que el peque los descubra.
  • El juego del cucú-tras, al principio tapándose los ojos con las manos y después escondiéndose con un pañuelo o mantita.
  • El juego del escondite, al principio podemos hablarle o hacer sonidos desde nuestro escondite para ayudarle a que nos encuentre.

En definitiva, podemos decir que el sentido de la permanencia es aquel que nos permite ser conscientes de la existencia de las cosas aun cuando desaparecen de nuestra vista.

Tipos de cajas de permanencia

Podemos encontrar varios modelos de cajas de permanencia según el nivel de dificultad o según la habilidad que queramos trabajar en esos momentos, aunque el propósito de todas ellas es el mismo. 

Podemos hacer mención a las siguientes:

 

La caja de permanencia con bandeja

La caja de permanencia con bandeja sería la más sencilla de usar, se puede usar desde los 6 meses de edad aproximadamente, y no es necesario que el bebé se mantenga sentado para su uso.

Esta caja tiene una única forma geométrica, un circulo en el que el niño introduce la pelota, ésta desaparece por unos segundos, y de repente sale de nuevo por la bandeja.

Las cajas de permanencia con cajón

Para estas cajas con cajón, sí que es recomendable que el bebé se sujete sentado.

En la caja de permanencia con cajón y pelota, encajar la pelota no supondrá una nueva dificultad si ya hemos trabajado la caja de permanencia con bandeja, ya que es la misma forma, pero se añade ahora la dificultad de aprender a manejar el cajón.

Aquí el bebé encaja la pelota por el agujero, pero esta queda atrapada dentro del cajón, así que necesitará abrir el cajón por el pomo, separarlo de la caja, coger la pelota y volverlo a meter.

Las cajas de permanencia con cajón y hucha

Las cajas de permanencia con cajón y hucha disponen de monedas de madera que necesitarán coger haciendo su pinza más estrecha para cogerlas, y una mayor coordinación viso-motriz para encajarlas. Con esta caja practicarán también el movimiento de giro de muñeca a la hora de encajar la moneda en la ranura.

En esta caja los niños y niñas descubrirán que un objeto de forma grande y redondeada puede caber en un orificio rectangular y estrecho.

¿En que consisten las cajas de permanencia Montessori y porque atraen tanto a los niños?

Las cajas de permanencia consisten básicamente en una especie de “caja” de madera donde podemos introducir un objeto concreto que por el momento dejamos de ver por un instante. En las primeras cajas de permanencia que podemos utilizar con los niños, el objeto volverá a la vista del bebe de forma rápida, solo será unos segundos el tiempo que deje de ver el objeto en cuestión, a medida que vamos cambiando de caja el objeto tarda un poquito mas en aparecer, hasta llegar al punto en el que será el bebe el que tenga que descubrir el objeto abriendo un cajón, una puerta abatible…

Este material responde a la tendencia que tienen los niños y niñas de corta edad de introducir objetos dentro de otros objetos. ¿Alguna vez has visto al bebe introducir una pieza pequeña de juguete dentro de otra más grande? Es algo que hace de forma natural y que llama mucho su atención.

Las cajas de permanencia les permiten practicar la habilidad manual de encajar los objetos dentro de otros y no solo eso favorece algo muy importante en niños de esta edad, la repetición.

¿Cuáles son sus propósitos educativos?

Ya sabemos que en la pedagogía Montessori los materiales fueron diseñados científicamente en base a años y años de observación. Todo está cuidadosamente pensado, todo tiene un porqué.

Los materiales siempre tienen unos propósitos educativos tanto directos como indirectos.

Entre los más relevantes podemos hacer mención a los siguientes:

Propósitos directos:

  • Desarrollar la coordinación oculo-manual
  • Desarrollar el tono muscular
  • Desarrollar la coordinación
  • Establecer el concepto de permanencia del objeto
  • Favorecer el desarrollo cognitivo

Propósitos indirectos:

  • Concentración
  • Orden
  • Autodisciplina

¿Cómo presentamos la caja de permanencia?

Para presentar este material vamos a necesitar una alfombra de trabajo o tapete, ya que es conveniente realizar la actividad en el suelo, (aquí puedes ver un ejemplo).

Sería muy recomendable enseñar previamente la presentación de transporte de la alfombra de trabajo y su utilización, para que se consigan todos los objetivos propuestos, así como la autonomía del niño, (aquí puedes ver un vídeo sobre cómo tomarlo y transportarlo y aquí otro sobre cómo desenrollarlo).

La alfombra de trabajo es importante para delimitar el espacio en el suelo, (esto es muy importante para el niño y fomentar el sentido del orden), y además protege los materiales.

Para poder llevar a cabo la presentación del material de trabajo en cuestión (la caja de permanencia con bandeja) de manera concisa y simple tendremos en cuenta los siguientes pasos:

  • Nos sentamos con el delante del material y a la derecha del peque, idealmente con una alfombra de trabajo debajo del objeto para delimitar la actividad.
  • Podemos dar vocabulario nombrando las partes que forman la caja de permanencia .
  • Muy despacio, metemos la bola en el agujero y esperamos a que salga. Al volver a ver la pelota sonreímos. Repetimos la acción.
  • Ofrecemos la bola al bebé para que experimente.
  • Si muestra interés en la actividad, esperamos a que esté absorto y nos retiramos con cuidado para dejarle trabajar a su aire. No hace falta que repita exactamente lo que le hemos mostrado, no debemos insistir si quiere utilizar el juguete de otra forma.
  • Una vez pierda el interés recogemos el material y lo colocamos en su lugar, preferiblemente en una estantería baja para que el bebé pueda volver a usarlo cuando quiera, cerrando así el ciclo de trabajo en tres periodos. 

Control del error 

Como sabemos la mayoría de los materiales de la metodología Montessori son autocorrectivos, de este modo el niño puede trabajar de forma autónoma sin que tenga que haber un adulto delante corrigiendo o diciendo “lo has hecho mal”.

En el caso de las cajas de permanencia el control error es el siguiente: encajar la pelota o figura geométrica en su correspondiente lugar. Si no cabe, no es la figura correcta. Si cae fuera, no alcanzo el propósito. En definitiva, ver la pelota o figura dentro del cajón es su manera de comprobarlo.

Despedimos el artículo con este precioso video que podréis ver en el siguiente enlace

¿Qué te ha parecido este material? ¿Te animas a probar con la caja de permanencia? ¡Cuéntanos en comentarios!

¿Te ha gustado este artículo? Me encantaría que nos dejases un comentario y te invito a compartirlo en tus redes. Si quieres también  puedes suscribirte aquí a la lista de correo, recibirás tres estupendos regalos y te avisaré de todas las novedades. Gracias de corazón.

Dame tu email para recibir tus tres regalos

 

 

  •  Mi mini ebook “Empieza a signar con tu hijo”, en el que descubrirás la magia de la comunicación temprana con tu bebé.
  • Master Class sobre Inteligencias Múltiples, que te hará cambiar el punto de vista a la hora de observar a los niños y descubrir todo su potencial.
  • Regalito sorpresa sobre Pedagogía Montessori, ¡déjame enviártelo para descubrirlo cuanto antes!
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.