pixel

La nueva línea de Miniland Dolls nos llaman a reflexionar por un mundo más abierto, inclusivo y tolerante.

Ha llegado la hora de dejar atrás los estereotipos y los cánones de belleza que se nos impone y que llevamos años normalizando, sin imaginarnos el daño que nos hacen como sociedad e incluso cómo afectan a nuestros niños y especialmente a nuestras niñas desde los primeros años de vida. Este vídeo es cuanto menos impactante..

Esta colección apuesta por muñecos y muñecas que representan diferentes identidades culturales (encontramos modelos caucásicos, latinoamericanos, africanos, asiáticos y afroamericanos), así como diferentes capacidades, ya que algunos de ellos llevan gafas, otros, implante coclear, y otros muestran los rasgos característicos del Síndrome de Down.

¿Y si representamos el mundo tal como es y lo ponemos a su alcance?

La belleza de la diversidad

Gracias a esta propuesta lúdica, podemos plantear tanto en casa como en la escuela la propuesta de reflexionar sobre los conceptos de razas o etnias, que no son más un constructo social que ha hecho mucho daño a lo largo de la historia.

Durante los últimos siglos las sociedades occidentales se han acostumbrado a interpretar el mundo en torno a categorías raciales en torno al color de la piel que carecen de base científica.

Por su puesto, existen identidades culturales y grupos poblacionales que comparten ancestros, historia y lengua, razón por la cual se sienten vinculados por un origen genético común y presentan rasgos biológicos similares desarrollados en su proceso de adaptación a determinado espacio geográfico y condiciones climáticas.

Sin embargo, lo que carece de todo sentido, es pretender clasificar a las personas e incluso establecer esta categorización en los censos como se hace en EEUU y Canadá, fenómenos que terminan transformándose en peligrosos movimientos políticos de inmenso calado.

Enseñemos a nuestros niños valores como la humildad y la gratitud, dejando de creernos el ombligo del mundo y acercándolos a conocer la riqueza de nuestra diversidad.

Una propuesta muy interesante analizar proyecto The Miniature Earth, que a través de datos estadísticos representan un símil en el que la población mundial se viese reducida a 100 habitantes, por lo que es fácil comprender de un vistazo las cifras sobre qué tanto por ciento de la población mundial vive en cada continente, cuántas personas en el mundo viven con alguna discapacidad, cuántas tienen acceso a la derechos tan básicos como la sanidad o la educación… etc

Del mismo modo, podemos investigar junto a nuestros jóvenes el Índice de Diversidad e Inclusión , que evalúa cada año empresas de todo el mundo con mejor nivel de desempeño en materia de diversidad y transparencia, evaluando los factores clave que impulsan la inclusión real en los lugares de trabajo.

¿Y si nos tomamos el juego en serio?

A los niños les encanta relacionarse con otros niños, el juego es una necesidad básica en la infancia y sienta las bases del aprendizaje y el desarrollo de muchas habilidades.

Además, ellos nos ven las diferencias con otros niños, ni siquiera por edades, más bien aprehenden los prejuicios y estereotipos que les llegan del mundo adulto.

Maria Montessori explicaba que el juego es el trabajo de los niños, y Francesco Tonucci reclama recuperar el espacio urbano para que nuestros niños y niñas puedan jugar seguros.

Recuerdo que hace unos años fui a ver una conferencia de André Stern, (puedes leer el resumen aquí), en la que explicaba que los adultos nos hemos olvidado de jugar, incluso en demasiadas ocasiones nos recurrimos a la equivocada frase “deja de jugar y ponte a aprender”.

Sin embargo, la mayoría de cualidades con las que soñamos para los adultos que son las que demanda el mundo laboral son precisamente las virtudes que encontramos en los niños y niñas cuando juegan: capacidad de concentración, constancia, voluntad (una de las bases científicas de Montessori), creatividad, apertura mental..

Por ejemplo, no hay ninguna razón para que a un niño no le entusiasme más cómo funciona un implante para que un compañero pueda oír que el trabajo de un astronauta. ¿Es así?

Dame tu email para recibir tus tres regalos

 

 

  •  Mi mini ebook “Empieza a signar con tu hijo”, en el que descubrirás la magia de la comunicación temprana con tu bebé.
  • Master Class sobre Inteligencias Múltiples, que te hará cambiar el punto de vista a la hora de observar a los niños y descubrir todo su potencial.
  • Regalito sorpresa sobre Pedagogía Montessori, ¡déjame enviártelo para descubrirlo cuanto antes!
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.