pixel

Queridas familias,

Hoy tenemos nuevo artículo de nuestra colaboradora Natalia Santibañez, que nos viene a hablar de un precioso material Montessori: los números largos.

Como ya sabemos las matemáticas están en la naturaleza y en toda nuestra vida. Así conviven con la forma geométrica de la señales de tráfico, con su edad el reparto de juguetes con los amigos y amigas, un vaso pequeño para tanto zumo, el número de dedos que hay en su mano, quien es el primero de la fila…Todos ellos conocimientos matemáticos que permanecen en su memoria y que deberían ser la base de la que partir para su aprendizaje matemático.

El área de matemáticas es una de las más bonitas a desarrollar en la pedagogía Montessori. Está orientada al desarrollo de conceptos lógico-matemáticos. Estos son: numeración, conteo, cantidad, fracciones, suma, resta, multiplicación, sustracción y división.

Para trabajar estos conceptos la pedagogía Montessori hace uso de materiales muy diversos. Entre los más destacados podemos hacer mención a las barras numéricas, la caja de husos de los que ya hemos hablado en otros artículos que podemos encontrar dentro de nuestro blog,

A continuación hablaremos del siguiente material: los números  del 1 al 9000.

Pero antes de adentrarnos en el tema me gustaría poder compartir una preciosa cita de nuestra queridísima amiga Maria Montessori:

“El niño que tiene libertad y oportunidad de manipular y usar su mano en una forma lógica, con consecuencias y usando elementos reales, desarrolla una fuerte personalidad”

Maria Montessori.

¿Cómo son las tarjetas de  números 1-9000?

Este material está formado por una caja de madera con 4 compartimentos.

  • En el primer compartimento tendremos números escritos que representan las unidades, en color verde  del 1 número al 9
  • En el segundo compartimento tendremos números escritos que representan las decenas, en color azul del número 10 al 90.
  • En el tercer compartimento tendremos números escritos que representan las centenas, en color rojo del número 100 al 900.
  • En el cuarto compartimento tendremos números escritos que representan los millares, en color verde del número 1000 al 9000.

 

En definitiva, en la caja, por una parte tendremos las unidades desde el 1 hasta el 9, en otro compartimento tendremos las decenas del 10 al 90, luego las centenas del 100 al 900 y, por último, los millares del 1000 al 9000. Estos números siguen el código de color que se utiliza en Montessori. Las unidades están representadas en color verde, las decenas en color azul, las centenas en color rojo y los millares también en color verde (porque corresponden a las unidades de millar)

Este material de la metodología Montessori es perfecto para enseñar a los niños los nombres de los números del 1 al 9000 y la descomposición de números hasta el 9999.

La edad recomendada para poder utilizar este material es a partir de los 4 años y medio.

¿Cuál es el propósito educativo de los números largos del 1 al 9000?

Ya sabemos que en la pedagogía Montessori los materiales fueron diseñados científicamente en base a años y años de observación. Todo está cuidadosamente pensado, todo tiene un porqué. Los materiales siempre tienen unos propósitos educativos tanto directos como indirectos. Entre los más relevantes de los números largos del 1 al 9000 podemos hacer mención a los siguientes:

Propósitos directos:

  • Comprender la composición del sistema decimal.
  • Aprender los nombres de los números del 1 al 9000.
  • Tomar consciencia de la cantidad de ceros que tienen las unidades, decenas, centenas y millares.
  • Entre otros.

Propósitos indirectos::

  • Concentración
  • Orden
  • Secuencia
  • Autodisciplina

¿Cómo presentamos los números del 1 al 9000?

Para presentar este material vamos a necesitar una alfombra de trabajo o tapete, ya que es conveniente realizar la actividad en el suelo, (aquí puedes ver un ejemplo).

Sería muy recomendable como ya comentamos en el artículo de la caja de husos, enseñar previamente la presentación de transporte de la alfombra de trabajo y su utilización, para que se consigan todos los objetivos propuestos, así como la autonomía del niño, (aquí puedes ver un vídeo sobre cómo tomarlo y transportarlo y aquí otro sobre cómo desenrollarlo).

La alfombra de trabajo es importante para delimitar el espacio en el suelo, (esto es muy importante para el niño y fomenta el sentido del orden), y además protege los materiales.

Para presentar el material como siempre realizamos el ciclo de trabajo en tres periodos:

  • PRIMER PERIODO: RECONOCIMIENTO DE IDENTIDAD: Asociar el objeto que vamos a mostrar con su nombre, es decir, le presentamos al niño el lenguaje. Cómo se llama ese objeto. Pero no solo eso sino que cuando se lo presentamos le dejamos que lo huela, lo toque, en definitiva que lo explore con sus sentidos, de esta manera se asientan mejor los conceptos. Como decía Montessori «la mano es el instrumento de la inteligencia».
    Así pues diremos «Esto es…»

  • SEGUNDO PERIODO: RECONOCIMIENTO DE CONTRASTES: Potenciamos en el niño la memoria auditiva mediante el reconocimiento del primer periodo. Corroborando que el niño ha entendido éste «Dame el..»

  • TERCER PERIODO: DISCRIMINACIÓN ENTRE OBJETOS: Comprobamos si el niño recuerda el primero y segundo periodo. El niño ya ha aprendido el lenguaje de ese objeto y puede utilizarlo para referirse a éste. Así que señalamos el objeto «¿Cuál es este? ¿Cómo se llama?» De esta manera comprobamos que ha asimilado el nuevo concepto y por tanto ha adquirido esta nueva palabra en su vocabulario.

Antes de explicar la presentación que podemos realizar con este material, es conveniente detallar cómo debemos proponer la actividad al niño:

  • Invitamos al niño a la presentación. Si accede, nos dirigimos juntos al lugar donde esté colocado el material.
  • Dependiendo del tipo de material a presentar, de la situación o nuestra preferencia; nosotros, el niño o ambos cogeremos el material y nos dirigiremoss a una mesa o alfombra de trabajo.
  • Nos sentaremos y el niño se sentará a nuestra izquierda si somos diestras o a la derecha si somos zurdas, para no taparle los movimientos con nuestra mano predominante.
  • Le diremos: «Este material se llama Números largos del 1-9000»
  • A continuación procederemos a realizar la presentación…

Para poder llevarla a cabo invitamos al niño a la presentación, juntos recogemos el material y nos vamos a una amplia mesa o a una alfombra de trabajo lo bastante grande como para poder desplegar todos los números. Empezamos sacando las unidades y las colocamos encima de la mesa de trabajo de forma desordenada y empezamos a colocarlas de forma vertical empezando por el número uno y llegando hasta el número 9. Iremos cogiendo cada número de forma ordenada e iremos diciendo el número mientras lo tenemos en la mano. Lo vamos dejando en orden ascendente.

Después, seguiremos con las decenas. Las sacaremos todas de forma desordenada y las iremos colocando de forma ordenada, en vertical y ascendente. El 10, como ya hemos dicho, se lo conocen. El siguiente sería el número 20. Nos ayudamos del número 2 para formar el número 20. Señalamos el número 2 y cogeremos la tabla del número 20 mientras lo nombramos y lo colocamos debajo del 10.

Una vez hemos completado las decenas, empezamos con las centenas: Sacamos todas las centenas de forma desordenada y las extendemos en la mesa de trabajo. Primero cogemos y mencionamos el 100, que lo conocen, y lo colocamos al lado del 10. Luego pasamos a colocar el 200 ayudándonos nuevamente del 20 que hemos colocado previamente. Señalamos el 2 del 20 y tomamos la tabla del 200. Mientras lo tenemos en la mano lo nombramos y lo colocamos bajo el número 100.

Por último, los millares. El 1000 ya se lo conocen y no hay problema. Para ayudarlos con el 2000, señalamos el número 2 de las centenas y cogeremos el número 2000 mientras lo nombramos. Lo dejaremos debajo el número 1000

Una vez desplegados todos los números, empezaremos a hacer un repaso con todos. En este repaso, lo haremos ayudados por los niños.

Una vez hemos repasado todos los números, le haríamos preguntas para ver el nivel de interiorización. Por ejemplo:

  • ¿Puedes señalar el número 5?
  • ¿Puedes señalar el número 50?
  • ¿Puedes darme el número 100?
  • ¿Puedes darme el número 60

 

Control del error

Como sabemos la mayoría de los materiales de la metodología Montessori son autocorrectivos, de este modo el niño puede trabajar de forma autónoma sin que tenga que haber un adulto delante corrigiendolo o diciendole “lo has hecho mal”, ya que esto desalienta mucho.

Pero en este material en concreto el control del error lo lleva a cabo el propio adulto, es decir, seremos nosotros quienes corregiremos al niño si es necesario.

¿Qué te ha parecido este material? ¿Te animas a probar con los Números Largos del 1 al 9000? ¡Cuéntanos en comentarios!

¿Te ha gustado este artículo? Me encantaría que nos dejases un comentario y te invito a compartirlo en tus redes.

Dame tu email para recibir tus tres regalos

  •  Mi mini ebook «Empieza a signar con tu hijo», en el que descubrirás la magia de la comunicación temprana con tu bebé.
  • Master Class sobre Inteligencias Múltiples, que te hará cambiar el punto de vista a la hora de observar a los niños y descubrir todo su potencial.
  • Regalito sorpresa sobre Pedagogía Montessori, ¡déjame enviártelo para descubrirlo cuanto antes!
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.