pixel

¡Muy buenas!

Hoy vuelvo con un estupendo artículo de Silvia Alonso, colaboradora del blog, que nos viene a hablar de una actividad que podemos poner en práctica desde ya mismo y que además es una estupenda forma de trabajar los principios de la pedagogía Montessori: la cocina. ¡REmángate que vamos manos a la obra! 😉

 

Integrar a nuestros peques en la cocina es una forma maravillosa de que aprendan y desarrollen todo su potencial en diversos ámbitos. Además, nos permite conciliar un poquito más nuestra vida (trabajo, tareas del hogar, responsabilidades…) y dedicarles tiempo de calidad.

Es una actividad muy holística. Con los más pequeños trabajamos la vida práctica y el ámbito sensorial, de una forma cercana, colaborando con la familia y creando sensación de pertenencia al grupo.

La vida práctica es una de las cinco áreas del método Montessori, y podemos trabajarla con los peques cuando les dejamos limpiar, ordenar, clasificar, secar, cortar, untar, etc… Además, la cocina se convierte en un laboratorio sensorial porque pueden estimular y enriquecer cada uno de sus sentidos: pueden ver y tocar los utensilios, la comida que vamos a preparar, diferentes texturas, colores… A ellos les encanta meter las manos y probar diferentes sensaciones y texturas, además, estarán fortaleciendo los músculos de los dedos, manos y brazos, tan importantes para desarrollar la escritura.

 

 

Pueden oler y saborear los diferentes ingredientes que vamos a utilizar ¡incluso alguno imprevisto que observen y que les llame la atención! También pueden escuchar la gran melodía de los elementos al mezclarse o al trasvasar el arroz y añadirlo a la cazuela, etc… Hay una gran lista de actividades que podemos hacer en la cocina con los peques y lo veremos en el próximo artículo que es continuación de este.

Para niños mayores, igualmente es una experiencia sensorial brutal pero, además, pueden relacionar conceptos más abstractos con materias del colegio (y así que el aprendizaje sea mucho más práctico y, por tanto, eficaz). Las matemáticas, física, química, lengua… ¡Todas están camufladas en la cocina y ellos serán capaces de verlo, desarrollando así las inteligencias múltiples!

¿Conocéis todo lo que pueden hacer? ¿Y todos los beneficios que les proporcionará? Por supuesto es importante dejar unas normas establecidas en cuanto son capaces de entenderlas e interiorizarlas de una forma sencilla. Es importante que sean pocas pero firmes. Y todas orientadas a la seguridad.

 

Beneficios de incorporar a los peques en la cocina:

  • Desarrollo de la psicomotricidad fina: es la destreza que trabajamos con nuestras manos para obtener una gran destreza en cualquier aspecto de nuestro día a día (desde comer, escribir, coser, agarrar y transportar objetos…) con gran precisión y con la coordinación del resto del cuerpo. Una de las destrezas más importantes en este área es el desarrollo de la coordinación óculo – manual. Es una habilidad cognitiva muy compleja donde el sentido de la vista debe guiar a los movimientos de la mano. Es muy importante desarrollarla desde una edad temprana. Esto se consigue a través de infinidad de actividades como la pintura, encajables para bebés (o simplemente introduciendo objetos en diferentes compartimentos), comer solos, lectura, escritura, actividades físicas, etc.
  • Psicomotricidad gruesa: al ayudarnos a llevar el menaje de un sitio a otro de la cocina o tareas tan sencillas como ayudar o quitar la mesa.
  • Concentración y memoria: para prácticamente cualquier tarea dentro de la cocina, se necesita una gran concentración. Ya sea limpiando las verduras, pesando ingredientes, etc.
  • Trabajamos la frustración: pueden experimentar y corregir sus errores. Es importante no ayudarles en las cosas que no necesitan y, sobretodo, no regañarlos cuando se confunden. Siempre intentaremos corregir con refuerzo positivo.
  • Trabajo en equipo: es una habilidad básica en la sociedad en la que vivimos. A lo largo de sus vidas, necesitarán relacionarse y cooperar con otras personas.
  • Creamos vínculos afectivos más sólidos con nuestros hijos: además de fomentar la comunicación familiar que muchas veces, por los horarios diversos de cada miembro, queda totalmente mermada. De este modo, también se sentirán integrados en la familia.
  • Trabajamos valores como la confianza, respeto, esfuerzo…
  • Los niños adquieren un autoconcepto de sí mismos positivo e incrementa su autoestima al verse capaces de ayudar y crear preparaciones por sí mismos.
  • Independencia: es uno de los aspectos más importantes. Los padres siempre queremos que nuestros peques sean en un futuro personas autosuficientes, trabajadoras, que sean capaces de desempeñar tareas por sí mismos y resolver situaciones controvertidas. Ellos necesitan desarrollar la independencia desde una edad temprana para desarrollar estas cualidades correctamente en el futuro.
  • Toma de decisiones: cocinar es tomar decisiones continuamente, elegir cuándo añadimos un ingrediente o cuál elegimos. Si lo cortamos de una forma u otra…
  • Adquieren responsabilidades: va unido al trabajo de la independencia y la autoestima. Ellos se verán capaces y les encantará ayudarnos.
  • Orden y limpieza: es esencial que adquieran desde pequeños estos conceptos. En la cocina todo debe estar ordenado para poder trabajar con seguridad y poder elaborar todas las preparaciones sin complicaciones extra.
  • Mejorar hábitos alimenticios: estar en contacto en la cocina con todo tipo de alimentos les ayuda a tener más curiosidad sobre ellas y es muy probable que se anime a probar todo si él ha cooperado en el proceso de elaboración.
  • Potenciamos sus habilidades sociales y mejoran sus habilidades comunicativas, especialmente dentro de la familia. También podemos introducir diferentes idiomas en la cocina para trabajar con ellos y que les sean familiares.
  • Asimilan normas adecuándose a la circunstancia: En este caso, estarán prácticamente todas orientadas a la seguridad y el respeto.
  • Estimulamos su creatividad: Debemos dejarles que experimenten y elaboren sus propios proyectos.
  • Ampliamos su vocabulario: Trabajamos con múltiples alimentos, herramientas, procesos que son muy enriquecedores a cualquier edad.
  • Iniciación grafomotricidad: aprendizaje básico para la iniciación a la escritura que comienza con el trazo libre cuando empieza a dominar el espacio y adquirir soltura con utensilios básicos para, posteriormente, introducir trazos dirigidos. Primero aparecen los movimientos de las manos, posteriormente los dedos y, por último, el conjunto de los dedos con el brazo y la muñeca. Se puede estimular en la cocina con trasvases (siempre de izquierda a derecha), untando alimentos blandos en pan (tomate, mermelada, queso crema, mantequilla, paté….
  • Potencia el juego simbólico: Este suele aparecer sobre los 2 – 3 años pero depende de la madurez y el desarrollo del niño. Los niños imitan actividades que ven en los demás simulando acciones reales de nuestra vida cotidiana. Les ayuda en el vocabulario, psicomotricidad, creatividad, autoconcepto.. Como iniciación podemos incorporar juegos que estimulan estas situaciones como podemos ver en la foto.

 

 

Ambiente preparado en la cocina

Lo ideal sería tener todo adaptado a su altura y necesidades y que la cocina, fuera evolucionando con el niño. Muchas veces, por falta de espacio, no podemos permitirnos tener una mini cocina también para ellos, pero siempre podemos cambiar algunas cosas para facilitarles el acceso a sus cosas y, de esta forma, fomentar su autonomía (especialmente en los más pequeños).

Un elemento esencial sería la torre de aprendizaje. Con ella, eliminamos muchas barreras que tenemos para los peques en toda la casa y especialmente en la cocina. La encimera, el fregadero y los fuegos (una vez que son más mayores y siempre con supervisión) estaría a su altura y no necesitaríamos adaptar una para ellos.

 

 

También es importante adaptar el menaje que van a utilizar. Que ellos tengan sus propios utensilios que puedan utilizar con naturalidad y sin peligro. Pueden tener sus propios platos o vasos (de cerámica o cristal pero adaptados a su tamaño), sus propios cubiertos, cuchillos, cortadores, fregona, escoba, bayetas, etc.

Lo estupendo sería que tuvieran un rincón propio y adaptado a ellos dentro de la cocina pero, en la mayoría de los casos es imposible por las limitaciones de espacio. En ese caso, se podría simplemente despejar un cajón o apartado de un mueble bajo para que ellos tuvieran acceso a la cocina como cualquier otro miembro de la familia. De este modo, podrán prepararse un snack saludable si tienen hambre, sin nuestra ayuda.

 

¡Muchas gracias Silvia por este estupendo artículo!

Si te sirve de ayuda, yo para mis peques tengo este cortador de verduras y este cuchillo, y nuestra torre de aprendizaje la trajimos de México, donde nos la hizo una artesana, pero aquí en España tengo a mi estupenda amiga Lee Lima de Babytribu, cuyo marido Dani tiene la marca KUTUVA a través de las cuales fabrican unas torres preciosas, échales un ojo y diles que vas de mi parte! 😊

 

 

Aprovecho para contarte que en el Máster Montessori Transfromation tuvimos hace poco como ponente invitada a Perenelle Longpré, que es una mamá homeschooler, guía Montessori y Chef, una auténtica delicia escucharla. Ella es chilena y desde allí se conectó para mostrarnos cómo es su día a día con dos peques en casa, mostrarnos cada uno de sus rincones, y además cómo sigue desarrollando su profesión y compartiendo su saber hacer con sus hijos, ¡nos regaló incluso varias recetas de dulces saludables para preparar con ellos!

 

¿Te he dicho que amo mi trabajo? Pues así es.. 💙💙💙

Si sientes que Montessori te encanta pero te encuentras un poco perdida a la hora de empezar a aplicarlo, si te pueden los mitos que dicen que es una pedagogía elitista pensada “solo para unos pocos”, o necesitas tener argumentos científicos para callar las bocas de aquellas personas de tu alrededor a las que parece que les gusta criticar tu forma de criar y educar estás en el lugar correcto.

Si te apetece conocer los detalles del Máster reserva una sesión de cortesía conmigo aquí, y podremos ver juntas si es lo que mejor te viene en este momento de tu vida o cómo puedo ayudarte con mis otros cursos y programas.

 

 

 

¿Te ha gustado este artículo? Me encantaría que nos dejases un comentario y te invito a compartirlo en tus redes. Si quieres también  puedes suscribirte aquí  a la lista de correo, recibirás tres estupendos regalos y te avisaré de todas las novedades. Gracias de corazón.

 

 

Dame tu email para recibir tus tres regalos

  •  Mi mini ebook “Empieza a signar con tu hijo”, en el que descubrirás la magia de la comunicación temprana con tu bebé.
  • Master Class sobre Inteligencias Múltiples, que te hará cambiar el punto de vista a la hora de observar a los niños y descubrir todo su potencial.
  • Regalito sorpresa sobre Pedagogía Montessori, ¡déjame enviártelo para descubrirlo cuanto antes!
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.