pixel

Siempre digo que cuando empiezas a conocer la pedagogía Montessori en seguida te enamora, ojalá todos hubiéramos aprendido así en nuestra infancia. Yo lo experimenté de cerca en mi primer curso vivencial con Céline Hameury hace varios años, a la que tuve el placer de entrevistar también cuando vivía en México, (puedes ver el vídeo en este enlace de mi canal de YouTube).

Vivimos en la era de la información, hay muchos libros escritos, (además de los de la propia María Montessori), muchas webs y blogs especializados, pero en ocasiones nos sentimos algo desbordados porque no sabemos por donde empezar. ¿Te ha pasado a tí también? ¡Pues sigue leyendo porque esto te interesa y va con regalito!  😉

 

Hay tres pilares del éxito a la hora de implantar Montessori como filosofía de vida:

  • El Niño: esta pedagogía se caracteriza por un absoluto respecto a la infancia, por darle al niño voz y dignidad. María Montessori tenía una gran capacidad de observación, gracias a la cual fue sentado las bases de todo su trabajo. Era capaz de detectar las necesidades de cada niño, sus talentos, sus periodos sensibles.. Y a partir de ahí, darles la confianza para que ellos mismos pudiesen construir su propio aprendizaje en base a sus intereses, tirando del hilo, siendo así mucho más significativo, y dando mucha importancia a la experimentación sensorial. Para Montessori juego y trabajo es casi lo mismo, (ya hablamos de esto en el artículo sobre la conferencia de André Stern).

“Científicos han determinado recientemente que se necesita aproximadamente 400 repeticiones para crear una nueva sinopsis en el cerebro. A no ser que se haga a través del juego, en cuyo caso se necesitan entre 10 y 20 repeticiones”. Dr Karyn Purvis

 

  • El ambiente preparado. Esta es sin duda otra de las bases del método, y lo que más llama la atención cuando entras en un aula Montessori. Los materiales son realmente verdaderas obras de ingenio, todos tienen sus propósitos educativos directos e indirectos, son auto correctivos.. Por ejemplo, a través de una bandeja de trasvases de la vida práctica estamos trabajando la concentración, la coordinación óculo-manual, pero también haciendo una preparación a la lecto-escritura, ya que los hacemos de izquierda a derecha.

 

 

  • El adulto que acompaña. Este es quizá el reto más importante, ya que hay que empezar por cambiar nuestra mirada a la infancia, por ver al niño como un ser humano digno, no un ciudadano de segunda, y para eso, hay que «desaprender» muchos patrones que llevamos grabados casi a fuego por la sociedad en la que vivimos. No sirve de nada gastarnos el dinero en comprar los materiales más incónicos de esta pedagogía como la Torre Rosa, si luego basamos nuestra educación en premios, castigos o amenazas. Está claro que los métodos más conductistas tienen resultados, evidentemente si castigamos a un niño diciéndole que se vaya a su habitación, dejará de hacer lo que estaba haciendo y nos molestaba, pero, ¿está aprendiendo realmente por qué no era correcto? ¿Estamos desarrollando su juicio y pensamiento crítico? En este sentido me encantan todas las herramientas que propone la disciplina positiva, que requieren paciencia, aprender a entender cómo funciona el cerebro del niño, y esperar resultados a largo plazo, pero mucho más positivos, sobre todo en lo que se refiere a la autoestima de los niños.

 

 

María Montessori hablaba de los planos del desarrollo del ser humano, etapas sucesivas por las que vamos pasando desde que somos niños hasta que nos convertimos en adultos, y de la importancia de cuidar la infancia, porque es precisamente donde el niño desarrolla la psique, construye su propia auto-imagen, así como su sistema de creencias y valores. En este sentido, es muy importante tomar conciencia siempre de nuestro lenguaje, de cómo nos dirigimos a los niños, y sobre todo conocer cómo afectan las etiquetas, que a veces si nos damos cuenta al hablar de ellos con otra persona, pero que ahí quedan, (aquí puedes leer sobre el todo poderoso efecto Pigmalion en un artículo que escribí para Criar con Sentido Común).

Por eso, al final, lo más importante de todo, es nuestra propia transformación interior, (por eso yo le puse este nombre a mi programa Montessori Transformation), estar dispuestos a criar y educar de otra manera más respetuosa, y, aunque no seamos perfectos, solo el hecho de darnos cuenta de las cosas que hacemos y querer hacerlas cada día un poquito mejor, ya es mucho.

 

 

Podría estar horas y horas hablando de los beneficios de esta pedagogía, que para mí es mucho más que eso, es toda una filosofía de vida, ya que yo misma he visto los cambios en mis propios hijos, cuando tuve la oportunidad de llevarlos a un colegio con este método cuando vivíamos en México, y cuando yo también pude hacer varios meses de observaciones durante mi formación de guía, así como trabajar al frente de un grupo de niños de 0 a 3 años, y ver de cerca cómo eran capaces de desarrollar una gran autonomía y autoestima.

Es cierto que aquí en España hay pocas escuelas aún, y que al ser iniciativas privadas y no estar subvencionadas por las administraciones pues a veces son poco accesibles para las familias, más aún cuando tenemos más de un hijo, pero no todo es blanco o negro, hay una escala de grises maravillosa, y esta es precisamente mi misión, difundir cada día el legado de María Montessori para que pueda llegar al máximo número de hogares del mundo.

Por esta razón quiero invitarte a mi curso gratuito «Montessoriza tu vida», en el que durante una semana te iré contando poco a poco tanto las bases teóricas del método, como la parte más práctica, para no quedarte sólo en la teoría, si no que aprendas incluso a hacer tus primeros materiales, con cosas incluso que tengas en casa, y aprendiendo en grupo, rodeada de personas con tus mismas motivaciones ya que esa es siempre la mejor manera.

 

Sólo tienes que rellenar el formulario de la página del curso con tu candidatura, contarme un poquito de tí, si ya conoces algo sobre esta pedagogía, y qué es lo que te gustaría lograr. Espero que puedas ser una de las personas afortunadas y que podamos compartir de cerca esta filosofía de vida. ¡Te espero! 💙💙💙

 

 

 

 

¿Te ha gustado este artículo? Me encantaría que nos dejases un comentario y te invito a compartirlo en tus redes. Si quieres también  puedes suscribirte aquí  a la lista de correo, recibirás tres estupendos regalos y te avisaré de todas las novedades. Gracias de corazón.

 

 

Dame tu email para recibir tus tres regalos

  •  Mi mini ebook «Empieza a signar con tu hijo», en el que descubrirás la magia de la comunicación temprana con tu bebé.
  • Master Class sobre Inteligencias Múltiples, que te hará cambiar el punto de vista a la hora de observar a los niños y descubrir todo su potencial.
  • Regalito sorpresa sobre Pedagogía Montessori, ¡déjame enviártelo para descubrirlo cuanto antes!
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.